A- A+ Print Share

Tratamiento térmico

En el proceso de fabricación de ciertos productos se requiere la aplicación de tratamientos térmicos para modificar las propiedades de un metal.

En los procesos de:

  • tratamientos térmicos de protección,
  • tratamientos térmicos reactivos,
  • que tienen como objeto la unión de metales distintos (brasado en horno y sinterizado)

La atmósfera utilizada y el control de la misma, junto con la temperatura, juegan un papel decisivo en el resultado obtenido en las piezas tratadas.

Air Liquide ha desarrollado los procesos ALNATTM de provisión y regulación de atmósferas para tratamientos térmicos más modernos y eficaces. De competencias únicas para ayudar a mejorar la calidad de los procesos, la productividad y la rentabilidad.

Tratamientos térmicos de protección

Tratamientos térmicos que no requieren cambio de composición química superficial como ser el recocido, el temple y el revenido, así como en la galvanización en continuo. En estos procesos la atmósfera utilizada y el control de la misma, junto con la temperatura, juegan un papel decisivo en el acabado superficial de las piezas tratadas.

Tratamientos térmicos reactivos

Tratamientos térmicos que modifican la composición química superficial (cementación, nitruración y decarburado). También en estos procesos la atmósfera utilizada y el control de la misma, junto con la temperatura, son decisivos para lograr un resultado óptimo.

Sinterizado

El sinterizado es un proceso de conformación de metales, que a diferencia de la fundición o la forja utiliza el material en forma de polvo. Las características del proceso lo hacen aplicable para fabricar piezas de geometrías relativamente complicadas, en materiales de altas prestaciones, no siendo económicamente viable realizarlos por métodos tradicionales como fundición, forja o mecanizado.

La atmósfera utilizada y el control de la misma, junto a la temperatura son determinantes del resultado de este proceso.

Brasado en horno

Cada día es mas frecuente la unión de piezas o partes de una pieza metálica mediante el proceso de brasado en horno.

También, el nivel de calidad exigido a la unión soldada y al acabado superficial del conjunto, es cada día mayor. Y todo ello, en un entorno cada vez más competitivo.