A- A+ Imprimer Partager

Molienda

La fabricación de polvo fino suele presentar diferentes inconvenientes. La utilización de N2 líquido permite una operación segura durante la molienda.

Hay que considerar que el mejor molino tiene sus límites y si se desea aumentar la producción aparecen riesgos de calentamiento excesivo, con las consecuencias conocidas:

  • fusión del producto
  • colmatación del sistema sin contar con la mano de obra requerida para su mantenimiento

Entre los objetivos de la molienda de un producto hay que señalar el de conseguir una granulometría determinada de acuerdo con la utilización del polvo y, sobre todo, que la granulometría obtenida sea constante. Igualmente puede tratarse de la molienda de productos sensibles a la oxidación, inflamables, etc., o productos que casi pueden considerarse como no molibles.

La utilización del nitrógeno líquido puede resolver estos problemas y, además, ofrecer un aumento de la cantidad de polvo obtenido mediante dos técnicas diferentes de aplicación de este frigorígeno.

Esquema de criomolienda

  1. Tolva de pre refrigeración
  2. Tolva de enfriamiento
  3. Molino
  4. Inyección de N2 líquido
  5. Reciclado
  6. Selector
  7. Ventilador
  8. Desempolvado
  9. Separador
  10. Producto acabado
  11. Aislamiento

Criomolienda

Si se trata de moler un producto intratable a temperatura ordinaria, la solución de moler a baja temperatura, aprovechando las frigorías del nitrógeno líquido y la fragilidad de los materiales a baja temperatura.

Las ventajas de emplear nitrógeno en estas técnicas son muy numerosas:

 
  • aumento de la capacidad horaria de molienda
  • automatización de la instalación y flexibilidad de empleo(fácil regulación)
  • aumento de la gama de productos molienda
  • polvo más fino, con reciclado mínimo
  • granulometría constante y homogénea
  • eliminación de los riesgos de calentamiento y colmatación
  • conservación de las características de los productos
  • creación de una atmósfera inerte, indispensable en el trabajo con productos sensibles y peligrosos

Molienda a temperatura controlada

Si el producto se puede moler a temperatura ordinaria, hay que evitar el calentamiento del molino o del producto. En este caso es posible mantener el conjunto a la temperatura óptima mediante una molienda a temperatura controlada en la que mediante una inyección de nitrógeno líquido se absorban las calorías producidas durante la operación.